Representación en 8x8 Pixels del continuo de discapacidades

Etiquetar Capacidades, no personas.

Identificar capacidades es el camino, es hora de empezar a interpretar, de un modo razonado pero propio, esta cuestión de la accesibilidad. Es una área compleja, que en demasiadas ocasiones se trabaja desde una perspectiva puramente “legalista” y no en términos de “igualdad de oportunidades”. Comenzamos pues, nuestro viaje.

Escucha el artículo

Seguir leyendo

El primer tema que quiero tratar puede parecer aleatorio, pero, en el fondo, lo considero la base de todo el conjunto. ¿Debemos o no etiquetar a las personas en base a su discapacidad? o por el contrario ¿debemos hacerlo en base a las capacidades disponibles a la hora de enfrentar una tarea?

Es vital identificar y etiquetar capacidades, parece evidente pensar que de algun modo hemos de poder adaptar la experiencia de usuario para que sea accesible a cualquier persona, con cualquier perfil, pero no es menos cierto que mi experiencia de campo en accesibilidad digital me lleva a concluir que por encima de esa capa inicial “universal” hay ciertos elementos del “fine tuning” que requieren detalles adaptados a perfiles particulares, como por ejemplo encabezados ocultos que dotan de contexto a zonas de una web para usuarios ciegos.

¿Quiere decir esto que debemos etiquetar personas y adaptar la web a medida de cada etiqueta?

Lo diré clara y rotundamente: NO

Resulta evidente, a mi entender, que etiquetar personas nos lleva a encasillarlas en base a esta, creando de algun modo un gueto mental que a su vez modela el mundo circundante.

Aunque existen estudios que nos indican que creer en la posibilidad de que la gente puede cambiar, a través del esfuerzo, nos puede llevar a superar barreras y luchar por superarnos, no es menos cierto que, por regla general, el ser humano esta lleno de prejuicios y que etiquetar a alguien como “ciego”, “sordo”, “manco”,”cojo” lleva a que se de pie a alguien extremista para etiquetas del tipo “lisiado”,”retrasado”,”minusválido” y “lindezas” similares nada deseables pero que tanto gustan a aquellos que consideran que alguien con discapacidad es “inferior”.

Identificar Capacidades, nunca etiquetar personas.

No quiero recurrir únicamente a la eutanasia aplicada por el régimen nazi, pero es evidente que como caso extremo que llevó a la Declaración Universal de Derechos Humanos, es un argumento de peso para no defender, a poco que se piense, la exclusion que proviene del etiquetado de personas.

Se deben etiquetar capacidades.

Dibujo de un sable laser para ciegos con la estrella de la muerte de fondo.

Pero por si con ello no vemos el peligro de etiquetar personas, aqui unos ejemplos de lo que parece suceder (existiendo condenas que lo acreditan) incluso en organizaciones que en apariencia deberían defendernos.

Si esto aparentemente ocurre donde se está supuestamente sensibilizado y activista en pro de nuestros derechos, ¿que no pasará en el mundo “exterior”?:

Etiquetar capacidades para identificar barreras, como medio de incluir a todos.

Y entonces ¿como hacemos para crear nuestros contenidos inclusivos?¿como creamos un check list que nos permita cubrir todos los casos posibles y llegar al mayor numero de personas? y sobre todo ¿como hacemos esto de forma sostenible en el tiempo y rentable económicamente?.

La respuesta en realidad es sencilla, identificar capacidades

Esto nos permite adaptarnos a las necesidades que un determinado perfil (no persona en concreto) tiene a la hora de consumir contenidos, productos o servicios.

Una vez que hemos hecho el esfuerzo de identificar capacidades, podemos extraer las barreras que puedan existir, incluso poner de nuestra parte para experimentarlas en propias carnes.

Solo de este modo seremos capaces de empatizar y comprender el verdadero problema al que se enfrentan diferentes personas.

Identificar capacidades y el continuo de la discapacidad

Identificar de forma eficiente estas capacidades no es sencillo, pero si queremos poder cubrir bien los diferentes casos, debemos atomizar dichas barreras y capacidades, y no asumir nada.

La realidad es muy amplia en posibilidades y absolutamente cambiante en realidades, por lo que una persona, puede disponer de capacidades diferentes incluso en momentos diferentes.

Esto, puede suceder tenga o no una discapacidad oficialmente reconocida.

Imaginemos:

Las posibilidades son infinitas, parece mucho más eficaz identificar capacidades y por eso quiero que de este artículo se queden con una idea:

Para crear un contenido realmente inclusivo hemos de evaluar las capacidades que una persona pueda tener, sin asumir que son fijas.

Hipótesis de trabajo

El mejor modo de hacer esto, creo que es conceptualizar la discapacidad como un continuo con combinaciones infinitas

Lo podemos gestionar mediante la atención a las capacidades por separado y su relación entre ellas, sin necesidad de etiquetar ni señalar a nadie concreto.

En otros artículos recorreré la clasificación “oficial” de discapacidades, y como creo que debe conceptualizarse para ser útil.

Y además pretendo hacerlo siempre desde la perspectiva de identificar capacidades, dificultades y barreras, ¡pero eso será otra historia!.

¡Lucha contra el Imperio compartiéndolo en tus redes!

Ayudame a difundir este contenido a todo aquel que pueda sacarle partido, difundelo en redes, cuéntaselo a tus amigos, coméntalo en la cola del supermercado, además de aportar, ¡seguro que conoces a gente interesante y acabas uniéndose al bando rebelde!

Dibujo de un sable laser para ciegos con la estrella de la muerte de fondo