Representacion de la nada con un area completamente negra.afphoto

Parece 99,99% probable que la verdad absoluta no exista.

“En un tiempo muy inferior a un nanosegundo, un campo de energía repulsiva expande el espacio hasta dimensiones visibles y lo llena con una sopa de partículas subatómicas llamadas quarks. Edad: 10 elevado a -32 segundos.”, esto nos dice el National Geographic en este interesante artículo sobre el comienzo del universo.

Hay que partir de algún punto, parece inevitable, si uno no coloca el alfiler, no parece posible llegar a alguna conclusión, aunque sea que el paradigma de base es erróneo. Partiré pues, del axioma que propugno en el titulo.

Mi percepción parece ser el único elemento del que partir sin tener que demostrarme nada, y aún así no estoy seguro.

¿Qué elemento usar como alfiler?, aquí creo que debo recurrir a Descartes, no se si la realidad existe, y hasta que punto resulta ser una percepción, parece razonable tomar la “realidad” como algo por demostrar científicamente.

Por otro lado, por peregrino que parezca, pudiera no existir en el mundo real, podría ser un ser imaginario que cree ser real, no tengo forma de saberlo por ahora, lo que si se es que esta percepción que parece está procesando el cerebro que tengo dentro del cráneo existe para mi que trato de crear un alfiler. Quizá mi percepción sea un buen punto de partida.

Si parto de la base de que mi percepción podría existir con independencia de la realidad circundante, podría inferir como hipótesis de trabajo, que realidad y percepción podrían no coincidir, y son, por tanto, dos elementos diferentes.

Por otra parte, mi percepción parece modelar elementos concretos en mi cerebro, percibo que estoy escribiendo un artículo, y eso se traduce en una unidad de información que llamaré “verdad” y que permite trabajar a mi cerebro . Para el, una cosa puede ser cierta (que estoy escribiendo) o falsa (que estoy bailando sardana).

Ahora bien, la realidad podría ser que estoy escribiendo mientras bailo sardana y que por algún motivo mi percepción no me hace consciente de ello, para mi seguiría siendo verdad, pero esta no coincidiría con la realidad.

De ahí que establezca que, como hipótesis de trabajo, existe una realidad objetiva (que no depende de mi interpretación de mi percepción) y una verdad subjetiva (que depende de mi interpretación de lo percibido).

¿Porqué hablo de interpretación de mi percepción?

En esencia porque tampoco podría asumir que la realidad exista con independencia de mi percepción de ella, como nos explica la mecánica cuántica.

Por tanto, y aunque la intuición diga que a nivel macroscópico “nuestra realidad” si parece “sólida”, hablamos de que puedo demostrar sin probar nada, absolutamente nada quizá pero como decía al comienzo, al menos un alfiler necesitamos para poder siquiera procesar la información.

¿Estoy absolutamente en lo cierto al pensar que estoy absolutamente equivocado?

Una vez centrados en nuestras “verdades” como unidades de trabajo del cerebro, quisiera evaluar algo, y es que si bien parece obvio que nuestras verdades son absolutamente ciertas para nosotros, tampoco podemos afirmar que esto se cumpla en el 100% de los casos.

¿Como demuestro esto? “””fácil”””, veamos la frase “Estoy absolutamente en lo cierto al pensar que estoy absolutamente equivocado”, veamos que pasa si la analizamos:

  1. Por absurda que parezca, la frase es procesable por nuestro cerebro, y por tanto es un caso a analizar.
  2. Partimos de que algo es absolutamente cierto, pero ese algo es que estoy absolutamente equivocado lo cual no parece posible pues si estoy absolutamente equivocado, parece que no puedo estar absolutamente en lo cierto.
  3. De la reflexión anterior se derivaría que el concepto “absoluto” no aplica a las verdades, ergo pasamos del dominio de 1 o 0 al de la probabilidad.
  4. Reformulando la frase nos quedaría “Es probablemente cierto que esté equivocado”
  5. De ahí derivo que los absolutos, probablemente no existan. Y si no existe, solo nos queda lo no absoluto, esto es, el reino de la probabilidad.

¿Como gestionar esto en nuestro razonamiento habitual?

Nuevamente me encuentro en la tesitura de asumir una hipótesis de trabajo, que parezca probable que pueda funcionar y observar que ocurre al aplicarla.

En mi caso he decidido partir de un porcentaje, creo bastante probable que sirva al propósito definir un porcentaje de certeza o incerteza en forma de cantidad porcentual en el rango -99.9% periódico puro (lo más cercano de falso sin llegar al límite) a +99.9% periódico puro (lo más cercano de verdadero sin llegar al límite).

Mucho trabajo por delante, empezando por como representar el “periódico puro”, si es posible, sin usar LATEX.