#MyGram La magia del pixel

Decía Arthur C. Clarke que cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. Esto no puede ser más cierto para toda una generación, aquella que vió nacer el pixel.

Porque sí, querido lector, hubo un tiempo en que las pantallas solo mostraban caracteres de texto y lo más potente audiovisualmente que existía era el cine.

Aún con todo, como seres humanos no hemos cambiado mucho, si en forma, pero nuestro cerebro sigue funcionando como el de antaño: nos enamoramos - sobre todo en la infancia - debido a las emociones intensas que algo nos produce.

Podría pasarme horas en vano tratando de explicarlo con palabras y no lo lograría. Creo más eficaz trasmitirles que, para nosotros, la emoción de ver aquellos primeros píxeles en movimiento, es equivalente a lo que hace apenas dos dias semtimos todos viendo lo que puede hacer DALL-E 2.

Es, por tanto, comprensible que en las generaciones más modernas cueste comprender que "cuatro puntos gordos" puedan producir emoción, tomando en cuenta un entorno con estímulos visuales mucho mas radicales.

Nos toca a nosotros, compañeros de armas en el ejercito de viejunos en porretas, llevar esa emoción a nuevas generaciones en un formato del que puedan enamorarse... tarjetita.

De píxeles, San José de Valderas y Atari Lynx

Ataru Lynx corriendo la fase del surf en California Games pixelada al estilo de las capacidades de la propia consola.

Año 90 (mas menos), San José de Valderas, Alcorcón, Madrid. Dos piezas de entre 10 y 14 años van al centro comercial solo a ver 'esa impresionante máquina del juego de surf'.

Es una lástima no tener fotos de nuestras caras, mezcolanza de incredulidad y orgasmo, al ver aquella Atari Lynx ejecutando la demo del surf de California Games.

Tal cual, en una época en que muchos acudíamos a centros comerciales para poder jugar a aquellos juegos - habitualmente inacanzables económicamente - de haber medido nuestro ritmo cardiaco hubieran saltado todas las alarmas sanitarias aquí, y en Pernambuco.

No podíamos creer aquello, era imposible que existiera una máquina capaz de mover aquellos gráficos en alta resolucion, en ese tamaño portatil y A TODO COLOR!. Idéntica sensación que ver a DALL-E 2 dibujar dos osos científicos locos con estilo ciberpunk. I-den-ti-ca.

Y así es, como una mañana de un fin de semana de primavera verano, me enamoré del pixel. De como me enamoré de los videojuegos, de los ordenadores, de Sonic, de Atari 2600, les hablaré otro dia.

Tras aquello, y las respectivas horas pegados a aquella pantalla sujeta firmemente a una mesa "esquinera" estilo oficina, con su "separacubículos", nos dirigimos a los (en plural) recreativos que habia entonces en loq ue llamábamos "La ele" (Si no me falla la memoria, en esta calle y esta otra era donde estaban los 3-4 recreativos de la zona.), pero esa, es otra historia.

Ahora, viejovenes de todo el mundo, podrán compartir emociones contextualizando de donde vienen, sin menospreciar la de los demás.

¡Por cierto! Juanan, si lees esto, igual te interesa la historia para tu podcast, para más señas: Memory Backups 😉


Quizá te interese leer más sobre MyGram

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>